México.- Cuando el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) salía del Campo Militar 26-a en El Lencero del municipio Emiliano Zapata en Veracruz un grupo de familiares de personas desaparecidas rodearon el auto del mandatario para exigirle respuesta a sus casos.

Entre gritos que exigían que Obrador bajara del auto a hablar con ellos, los protestantes comenzaron a recriminarle que permaneciera dentro del vehículo para evitar atenderlos. En un principio, las personas comenzaron a gritar al unisono:

¡Qué se baje!¡qué se baje!¡qué se baje!

Pero, ante la indiferente actitud del presidente por sus peticiones, algunos de los familiares de desaparecidos se paraban enfrente del automovil para evitar que avanzara y mostraban pancartas con los rostros de sus seresqueridos para que el presidente pudiera verlos.

La tensión se mantuvo durante un tiempo hasta que la voz de una mujer destacó entre las demás al decir “no soy la mamá del Chapo, por eso no me atiendes!”. Eso detonó la indignación entre los manifestantes que recordaron como el presidente de México incluso le dio la mano a la madre de Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Solo atiendes a la mamá del Chapo”

Una mujer de edad avanzada con cubrebocas se plantó enfrente del auto del mandatario y por varios minutos se negó a moverse de enfrente y sostenía fuertemente una lona con la imagen de varias personas.

A pesar de las constantes solicitudes de que tuviera cuidado y se quitara del paso de la camioneta, la mujer se mantuvo firme, mirando hacia enfrente donde se encontraba el presidente.

¿Dónde están?¿dónde están? nuestros hijos ¿dónde están?

De acuerdo con el último reporte de la desaparición en México que emitieron las autoridades del país. Hay 61 mil 637 personas en calidad de desaparecidos, una cifra que es 40% más alta que la reportada en 2018 cuando aún gobernaba Enrique Peña Nieto en México.

El subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, dijo en ese momento que el incremento tan pronunciado de esas cifras se debe a que varias fiscalías no entregaron la información a tiempo, pero que en el gobierno de Obrador el tema se atendía de manera distinta.

Las personas que asistieron a ver al presidente esperaban que después de la conferencia matutina pudieran obtener respuestas sobre sus casos, pero no fue así.

El reclamo en particular sobre la madre del Chapo tiene su origen cuando el pasado 30 de marzo se hizo viral el video donde el presidente López Obrador saludó de mano a Consuelo Loera y le aseguró que había recibido su carta.

La señora Loera Pérez tiene 92 años de edad y en repetidas ocasiones ha clamado por la vida y dignidad de su hijo al presidente Andrés Manuel López Obrador. Un ejemplo de esto ocurrió en febrero del 2019, durante el llamado Juicio del Siglo cuando en una entrevista para la cadena de televisión Univisión, la mamá del Chapo solicitó al jefe del ejecutivo que intercediera por su hijo; sin embargo, el llamado no tuvo éxito.

Al día siguiente, durante la conferencia matutina, AMLO reconoció el encuentro y dio a conocer el contenido de la carta y aseguró esta relevancia es innecesaria, pues el saludo que extendió a la madre de Guzmán Loera fue un acto humanitario y no significa nada.

Esto sucedió en el municipio natal del capo, Baringuato, del estado de Sinaloa y además de haber roto las medidas preventivas que ya existían en ese entonces por el COVID-19. El gesto presidencial indignó a los mexicanos que lo calificaron como una falta de respeto para todas las víctimas del narcotráfico. (Infobae.com)