Washington.- El secretario estadounidense de Estado, John Kerry, advirtió ayer a los israelíes que los asentamientos en territorios palestinos amenazan el futuro democrático de ese país y la paz en la región, en un discurso que Israel denunció como sesgado en su contra mientras Donald Trump pedía al gobierno israelí “mantenerse fuerte” hasta que el magnate asuma la presidencia.

Menos de cuatro semanas antes de que el presidente Barack Obama deje la Casa Blanca, su jefe de la diplomacia acusó a elementos de derecha del gobierno del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, de llevar a Israel hacia una “ocupación perpetua” de tierras palestinas y a la consolidación de un solo Estado.

El impacto que pueda ahora tener Kerry en el proceso de paz es incierto debido a la aparente nueva dirección que tomará el histórico conflicto, cuando Trump asuma el cargo el 20 de enero.

Pero su detallado y a ratos enojado discurso reiteró los parámetros de una solución -dos Estados basados en las fronteras anteriores a 1967 con una capital compartida en Jerusalén- que espera sobreviva a Obama.

Netanyahu respondió acusando a Kerry de estar “sesgado” a favor de la causa palestina y “más preocupado por las colonias que por el terrorismo” en un Medio Oriente que “se inflama”.

“Durante más de una hora, Kerry abordó obsesivamente el tema de las colonias y apenas tocó la raíz del conflicto, la oposición palestina a un Estado judío en cualquier tipo de fronteras”, indicó un comunicado de la oficina del primer ministro.

Trump, que designó a un futuro embajador en Israel que abiertamente apoya los asentamientos, también estaba molesto, afirmando que el Estado israelí es tratado con “desdén y desprecio” por la administración de Obama.

Abas dijo que los palestinos están listos para retomar las negociaciones “en el minuto que el gobierno israelí acepte cesar todas sus actividades de colonización
“Mantente fuerte, Israel. El 20 de enero se aproxima rápidamente”, escribió en su cuenta de Twitter, poco antes de recibir, en la misma red social, el agradecimiento de Netanyahu por su “apoyo sin reservas a Israel”.

El discurso de Kerry coincide con décadas de política estadounidense y con sus señalamientos recientes.

“La solución de dos Estados es la única vía para lograr una paz justa y duradera entre israelíes y palestinos”, dijo Kerry.

Pero “si la opción es un solo Estado, Israel puede ser judío o democrático -no puede ser ambos-, y nunca podrá estar realmente en paz”, apuntó el diplomático.

En el trasfondo de la alocución está la tensión entre EU e Israel, encendida la semana pasada cuando diplomáticos estadounidenses decidieron no vetar una resolución del Consejo de Seguridad crítica a Israel, optando por abstenerse.

La resolución, apoyada de manera unánime por el resto de los 15 países del consejo, en efecto declaró los asentamientos israelíes en áreas al este de Jerusalén y Cisjordania, más allá de sus fronteras de 1967, ilegales.

Kerry dijo que EU dejó pasar la resolución como advertencia de que los asentamientos amenazan la paz, no para prejuzgar la composición final de los territorios.

Pero, dando la bienvenida al discurso, el presidente palestino Mahmud Abas, dejó claro su visión de la resolución, UNSC 2334, como pieza del derecho internacional para futuras negociaciones.

En un comunicado, Abas dijo que los palestinos están listos para retomar las negociaciones “en el minuto que el gobierno israelí acepte cesar todas sus actividades de colonización (…) sobre la base del derecho internacional (…) incluyendo la resolución UNSC 2334”. (http://sipse.com/)