Tamaulipas.- Fue el 30 de mayo, cuando la Oficina en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, documentó la desaparición de 21 hombres y dos mujeres en Nuevo Laredo, Tamaulipas, de febrero al 16 de mayo de este año, en la que presuntamente participaron fuerzas federales de seguridad.

En un comunicado, la Oficina del Alto Comisionado detalló que una organización local de derechos humanos documentó al menos 40 desapariciones en el mismo periodo y de acuerdo con testimonios recabados por el Alto Comisionado, estas desapariciones ocurrieron durante la noche o al amanecer.

El alto comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, urgió a las autoridades mexicanas a tomar medidas para poner fin a la ola de desapariciones en Nuevo Laredo y sus alrededores.

«Hay fuertes indicios de que estos crímenes habrían sido cometidos por una fuerza federal de seguridad», advirtió.

Logran acuerdos la ONU y México

Y el pasado 13 de junio, el Gobierno mexicano acordó con la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos (ONU-DH) establecer mesas de trabajo sobre la desaparición de 28 personas en Nuevo Laredo, en el nororiental estado de Tamaulipas.

Mediante un comunicado, la Secretaría de Gobernación (Segob), la Procuraduría General de la República (Fiscalía, PGR) y la Secretaria de Marina (Semar) informaron que se reunirán periódicamente con la ONU-DH «a fin de revisar la información y datos de prueba en cada uno de los casos». (Vanguardia.com.mx)