Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Su característica cornamenta y una cerca alta, fue la trampa que acabó con la vida de un venado cola blanca, lo anterior se puede apreciar en una impactante fotografía que se comparte en redes sociales.

Aunque la temporada de cacería de esta especie ya inició… esta vez no fue un cazador.

En la imagen, que no específica en qué rancho se encuentra, se observa el cuerpo de un venado atorado en una cerca de alambre, de la cual no pudo escapar; su parte trasera se ve en los huesos, completamente carcomida y le faltan sus patas delanteras.

Por la fauna de la región, se presume que fueron coyotes los que aprovecharon la situación y se dieron un ‘banquete’.

En la foto se observa sólo la parte superior. Parecerá que el ejemplar tiene vida, lo que contrasta con el resto de la imagen.

Este tipo de accidentes es común, a veces sus cuernos se atoran en cercas, en ramas o árboles, en trampas para otras especies o incluso entre ellos mismos. (ElManana.com)