Ciudad de México.- A partir del 1 de septiembre el precio de la gasolina Magna sube 2 centavos para ubicarse en 13.98 pesos por litro, con lo que llega al precio máximo autorizado por el Congreso de la Unión; la Premium queda sin cambios, en 14.81 pesos por litro; en el caso del Diesel, su precio subirá 47 centavos, a 14.45 pesos por litro.

Por otra parte, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunció que sus tarifas para los sectores industrial y comercial aumentarán entre 6.5 y 8.4%, en el caso de las primeras, y entre 8.6 y 9.4%, en las segundas, todo ello a partir de septiembre.

De acuerdo con la eléctrica, el sector doméstico de bajo consumo no tiene cambios en su tarifa; según sus datos, en este grupo se integra a 90% de los usuarios totales.

La tarifa de uso doméstico de alto consumo (o tarifa DAC) registra un aumento en agosto del 2016 de 9.3%comparado con el mismo mes del año pasado.

Respecto de los combustibles, la Secretaría de Hacienda explicó que con el ajuste al precio máximo de la Magna y la Premium, éstas se ubicarán en el techo de la banda aplicable en el 2016 y ya no habrá más ajustes en el año.

La dependencia indica que este aumento es “parte del proceso de transición hacia el libre mercado de los combustibles”. En realidad el incremento lo que toma es la recuperación del precio del petróleo en los últimos dos meses, lo que ha estabilizado el precio de la gasolina en los mercados de referencia.

El esquema vigente de precios máximos de los combustibles establece que se pueden mover, con base en sus referencias internacionales, al interior de una banda cuyo valor central es el precio registrado en el 2015, más menos 3 por ciento.

En el caso de la CFE, las tarifas eléctricas se incrementan para el sector empresarial y el comercial está relacionado con los aumentos en los precios de los combustibles.

De acuerdo con un análisis de Invex, en los primeros 15 días de agosto el Índice Nacional de Precios al Consumidor aumentó 0.31% y la inflación anual se ubicó en 2.80%, mostrando una aceleración respecto de 2.65% registrado en julio.

Este aumento respondió al incremento de 0.90% en el rubro no subyacente, liderado por los precios de energéticos (2.25%), ante el aumento de los precios de la gasolina y electricidad.

Según el reporte, los precios que registraron mayores incidencias en el incremento mensual fueron: gasolina de bajo octanaje (3.57%), universidad (1.36%), preparatoria (1.63%), electricidad (0.93%), gas doméstico (5.86%) y gasolina de alto octanaje (2.59 por ciento).

“Mantenemos la expectativa de que la inflación cierre el año ligeramente superior al objetivo de 3%, ante una mayor presión en el rubro subyacente y los aumentos en energéticos”, advierte (ElEconomista.com.mx)