Tamaulipas.- La prioridad en el manejo del agua en los estados que contribuyen al cumplimiento del Tratado de Aguas de 1944 es asegurar el Derecho Humano al Agua de toda la población, no hacerlo sería irresponsable, afirmó la directora general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Jiménez Cisneros.

Al participar en la VIII Sesión Extraordinaria del Consejo de Operación y Vigilancia del Consejo de Cuenca del Río Bravo, destacó que el convenio es una herramienta legal que establece mecanismos para repartir el agua entre México y Estados Unidos, pero también determina las bases para distribuirla entre los estados mexicanos que se encuentran en la parte alta y baja de la región.

En este sentido, hizo hincapié en que son incorrectas las versiones difundidas en el sentido de que el Gobierno de México fue omiso en 2015 al no pagar con agua de presas internacionales el faltante del ciclo 34 del acuerdo binacional.

«Si bien en 2015 se cerró con un déficit de 325 millones de metros cúbicos por parte de México, no fue posible aplicar el Acta 234 del Tratado para cubrir dicho volumen con agua de las presas internacionales. Para que ello hubiera sido posible, era indispensable que el ciclo 33 —que cerró de manera anticipada debido al exceso de lluvia provocado por el huracán Alex— se hubiera concluido con adeudo, lo cual no ocurrió», explicó.

La titular de la Conagua informó que, dado que las aportaciones del río Conchos disminuyó su porcentaje de entrega al cumplimiento del Tratado de Aguas, los estados de Tamaulipas y Coahuila tuvieron que incrementar el volumen que aportan.

Por ello, sostuvo, continúan las negociaciones para encontrar alternativas viables y factibles que permitan que, al 24 de octubre, México pueda concluir satisfactoriamente la aportación del agua que por derecho debe recibir Estados Unidos, sin que ello implique sacrificar el abasto para consumo humano. (Excélsior.com.mx)