Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Tamaulipas es la entidad del país con menor número de policías con apenas 82.7 por cada 100 mil habitantes.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía, (Inegi), informó de lo anterior al dar a conocer el documento “Estadísticas a Propósito de los Policías y Agentes de Tránsito”.

De acuerdo con ese informe, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, (ENOE), reveló que a nivel nacional por cada cien mil habitantes hay 231 policías y agentes de Tránsito.

La población con esa ocupación en el territorio nacional es de 331 mil personas, de las cuales 82.1 por ciento son hombres y 17.9 mujeres.

Hay quince entidades, entre las que destacan Baja California Sur, la Ciudad de México y el Estado de México, que registran tasas superiores a 300 policías por cada 100 mil habitantes.

Ello se atribuye a que son los Estados más poblados.

El caso de Tamaulipas destaca por su baja tasa de policías, incluso muy por debajo de Coahuila y Zacatecas, que son penúltimos y antepenúltimos en la lista.

Tamaulipas tiene 82.7 policías por cada 100 mil habitantes; Coahuila, 114.8 y Veracruz 143.6.

Pero nuestro Estado no es solo el que menos policías tiene sino también destaca entre los que menos les paga.

De acuerdo con el Inegi, el promedio nacional de ingreso por hora trabajada para cada agente de la ley es de 31.3 pesos, pero Tamaulipas les paga 25.5 pesos.

Hay quince Estados que pagan 66.4 pesos por hora.

La investigación del Inegi señala, además, que en el país de cada 100 policías 89 cuentan con servicio médico.

Asimismo, 99.9% de los policías y agentes de tránsito cuenta con un contrato escrito. De cada 100 de estos, 89 tienen contrato de base, planta o tiempo indefinido, en tanto que el resto únicamente temporal.

Cabe señalar que funcionarios del Gobierno del Estado han reiterado en entrevistas frecuentes, que Tamaulipas padece un déficit de entre nueve mil y 11 mil 500 policías.

La carencia de agentes se debe a que las corporaciones estatales y municipales quedaron diezmadas debido a los procesos de depuración y a que muchos no aprobaron los exámenes de control de confianza. (Redacción)