Tamaulipas.- El Obispo de Ciudad Victoria, Antonio González Sánchez lamentó que se sigan registrando hechos delictivos en la capital, a pesar de que las autoridades dijeron que la seguridad fue reforzada.

“Es comprensible el temor de la gente por salir a las calles, porque si hasta el mismo alcalde tiene miedo, entonces con mayor razón lo tiene la población en general”, dijo.

El Obispo dijo que Tamaulipas es un estado fallido, pues aunque aumentó la presencia de policías y se redobló la seguridad, simplemente la violencia no para.

“No solo Tamaulipas, sino todo el país anda mal”, dijo González Sánchez. (http://www.posta.com.mx/)