Tamaulipas.- La deportación masiva que se espera existe preocupación entre las organizaciones gubernamentales al rebasar su capacidad de ayuda.

Héctor Silva Luna, coordinador de la Casa del Migrante “Senda de Vida” en Reynosa mencionó que ellos tienen una capacidad para atender a un promedio de 270 personas con alimentos y cama, pero actualmente hay ya más de 200 personas las cuales piden ayuda y no se les puede atender.

Añadió que se puede conseguir apoyo y proporcionarles alimento y cobijo pero eso es solo una solución temporal pues lo que se requiere es darles trabajo, condiciones de vida.

“¿Qué va a pasar? No lo sabemos”.

“Necesitamos de apoyo ante una situación que se advierte será complicada. No será fácil”, dijo.

Preocupa deporten a los trabajadores y se quedan a vivir en las ciudades fronterizas pues ello implica más demanda de servicios como agua, drenaje sanitario, trabajo, vivienda, salud y educación para lo cual los cinturones de marginación y pobreza pueden crecer.

“Hoy fui hablar con funcionarios de Aduanas de Estados Unidos para que les permitieron el ingreso a tres cubanos y dos haitianos que llegaron en busca de ayuda, pero son rechazados”.

“También fui al Instituto de Migración para que los ayuden han recorrido muchos kilómetros ya se encuentran sin dinero, casi sin nada es una situación muy difícil triste para ellos es necesario asistirlos”, insistió.

Silva Luna mencionó que son las Iglesias, algunas organizaciones no gubernamentales las cuales están proporcionando la ayuda a los migrantes deportados y no el Gobierno, por lo cual requieren de ayuda ante la deportación masiva que se espera ante el arribo de Donald Trump a la Casa Blanca.

“La nuestra es una pequeña ayuda para que la caída de los migrantes no sea tan dura”, dijo.

Otro renglón de las deportaciones son los menores de 18 años de edad.

Durante el año pasado por Tamaulipas fueron deportados cinco mil niños migrantes, de los cuales un 45% repatriados mexicanos y fueron asistidos por el DIF para que retornaran a sus lugares de origen siendo entregados a sus padres o familiares.

Este es un rubro de las deportaciones que es poco abordado ya que los menores son rápidamente detectados y no llegan a ir más allá de San Antonio, Austin o Houston, Texas y son deportados. (LaSillaRota.com)