Tamaulipas.- En la primera mitad del año, la cantidad de personas sin empleo en el Estado rebasó las 74 mil como consecuencia de la debilidad que muestran los sectores intensivos en mano de obra en la economía estatal como la construcción y las manufacturas.

El Inegi divulgó los resultados de la Encuesta Nacional de Empleo y Ocupación en donde se registra que el 50% de los desempleados son profesionistas con estudios de media superior y superior. La ENOE señala que con este nivel de instrucción, 37 mil profesionistas no tienen empleo.

El mercado laboral de Tamaulipas continúa con una contracción constante en todos los niveles pues mientras el empleo formal se estancó y la precariedad de las condiciones laborales de cientos de miles de trabajadores se recrudeció.

En el segundo trimestre del año aumentó en Tamaulipas la cantidad de personas que perdieron su trabajo disminuyó, según reportó ayer el Inegi.

Desde enero a abril pasado, 37 mil, poco menos de la la mitad de la población desempleada en la entidad perdió o vio terminada su relación laboral.

Asimismo, la encuesta dada a conocer por el Inegi señala que en el periodo de referencia, al menos 26 mil 700 personas renunciaron a su empleo.

La generación de empleo en Tamaulipas y el salario de los trabajadores asegurados registraron un “frenón” después de un año de aumentos sostenidos.

La debilidad económica en el Estado es lo que está provocando estos niveles de desempleo.
En el 2016 Tamaulipas tiene menos inversión, menos empleos y un empeoramiento en los ingresos de las familias como consecuencia del deterioro de su actividad productiva.

Y es que medida a través del Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal, del Inegi (ITEE), la economía de Tamaulipas cayó por primera vez en más de 18 meses como consecuencia de una mayor contracción en las actividades del sector secundario, es decir la actividad industrial.

El primer dato del dinamismo de la actividad económica en el Estado reportó una caída del -1.9 por ciento respecto al último trimestre del 2016, y – 0.5%.

El campo que cuenta con cada vez menos trabajadores está siendo menos productivo, pero las manufacturas y la actividad industrial que atrae día a día a más mano de obra al Estado siguen con un moderado dinamismo presionando los niveles de ocupación. (Excélsior.com.mx)