Moscú, Rusia.-  Rusia terminó ayer de destruir su cuantioso arsenal de armas químicas que conservaba desde la era de la Guerra Fría, ganándose el elogio de una organización internacional de monitoreo.

Funcionarios rusos reportaron al presidente Vladimir Putin que habían destruido los últimos proyectiles de artillería llenos del agente tóxico VX en el país. La tarea se realizó en la instalación Kizner en los Urales, una de siete instalaciones construidas en Rusia para destruir armas químicas, en una labor que se ha extendido a lo largo de dos décadas y ha costado miles de millones de dólares.

Ahmet Uzumcu, director general de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas, OPCW por sus siglas en inglés, elogió a Rusia por lograr un “gran hito” con la destrucción de su arsenal químico.

“Felicito a Rusia y felicito a todos los expertos que estuvieron involucrados por su profesionalismo y dedicación”, dijo en un comunicado.

La OPCW supervisa los esfuerzos mundiales para eliminar almacenes de armas nucleares conforme la Convención de Armas Químicas que entró en efecto en 1997.

Dijo que más del 96% de las armas declaradas por los 192 participantes de la convención han sido destruidas.

Putin resaltó que Rusia terminó de destruir su arsenal antes de lo programado, añadiendo que el esfuerzo resaltaba el compromiso de su país con los esfuerzos de no proliferación. (Diario.mx)