México.- A más tardar la próxima semana se dará fin al problema de las huelgas ilegales en Matamoros, Tamaulipas, y de ser posible, se cambiarán a los líderes sindicales de esa región, aseguró Carlos Aceves del Olmo, secretario general de la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Después de reunirse con el presidente Andrés Manuel López Obrador y Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, el máximo líder sindical afirmó que el compromiso asumido fue: “Vamos a cumplir y, en lo que queda de esta semana y la próxima, se acabó el problema de Matamoros. ¡No puede haber más de esto!”, exclamó ante los industriales de la cadena fibra, textil y confección.

Aceves del Olmo adelantó que este viernes se reunirá con la CROC, en donde “les voy a pedir que se acabe la amenaza del estallamiento de huelgas en Walmart”. Algunas horas antes, sin embargo, Walmart anunció que había llegado a un acuerdo con sus sindicatos para conjurar la amenaza de huelga a cambio de un incremento salarial de 5.5% y un bono sujeto a productividad.

“Me recibió el señor presidente (Andrés Manuel López Obrador); amablemente platiqué una hora con él e hicimos varios compromisos que vamos a cumplir”, dijo el líder cetemista.

En el marco del tercer encuentro Nacional de la Cadena Fibra, Textil, Confección, el presidente de la Concamin, Francisco Cervantes, expresó que la postura del sector empresarial ha sido clara, “no queremos que se rompa la paz laboral. El sector laboral mexicano nos da la razón, quieren conservar sus trabajos. No queremos agitadores, queremos diálogo”.

“México necesita salir adelante y con trabajo, no son las formas, lo que pasó en Matamoros y que están mandando volantitos aquí y allá nos molesta mucho, y no nos vamos a dejar los industriales”, expresó Cervantes.

El secretario general de la CTM, quien se autonombró “priista, enfermizamente priista”, aclaró: “aunque tengamos que cambiar de líderes ahí que tienen muchos años, pero esto se acabó, porque ésta no es la forma de buscar mejoras para los trabajadores y no permitiremos que gente extraña se involucre en los problemas que solamente son de los trabajadores”.

La noticia fue agradecida con grandes aplausos por el sector empresarial, en el momento en que Carlos Aceves agregó, “México es un país de paz y deben mantener las empresas dentro y de fuera, trabajando, no paradas, en huelga y aunque no se hayan arreglado, se puede trabajar en un arreglo, pero que no dejen de abrir las tiendas y que no dejen de entrar los trabajadores”. (ElEconomista.com.mx)