Una ola de ataques terroristas en París dejó sin vida a más de cien personas; Francia declaró estado de emergencia, cerró las fronteras y sacó el Ejército a las calles

París, Francia.- La Torre Eiffel está en la oscuridad, el terrorismo golpeó a la Ciudad Luz.

Era una noche poco común en París, se registraban altas temperaturas para una velada de noviembre, sin embargo la mayoría de los parisinos recorrían el centro de la capital, confluían en restaurantes y bares. La selección de futbol de Francia enfrentaba al equipo alemán, en el Stade de France en un partido amistoso.

Al filo de las 10 pm, hora local, el terrorismo rompió la noche en París. Una serie de atentados se registró en la capital gala, entre ellos tres explosiones.

En el Distrito X, el centro de París, un hombre armado con un rifle Ak-47 disparó desde un automóvil contra los comensales de un restaurante de comida tailandesa ubicado en el Distrito X, en el Centro de París.

Minutos después, en el Distrito XI, dos hombres armados y con las caras descubiertas irrumpieron disparando el teatro Bataclan donde se presentaba el grupo estadounidense ‘Eagles of Death Metal’. Los terroristas se atrincheraron con más de 100 rehenes.

Testigos en el Bataclan contaron en redes sociales que los terroristas mataban uno a uno de los presentes, gritando “Alá es grande”.

La Policía acordonó las calles del centro de la capital parisina y cerró las estaciones del Metro y los centros escolares.

La Ciudad de la Luz se había convertido en un caos.

Cinco kilómetros al norte, en las inmediaciones del Stade de France, se registraron tres detonaciones por granadas lanzadas por dos suicidas.

Dentro del inmueble se jugaba un partido entre Francia y Alemania. En el lugar estaba el presidente Francois Hollande, quien fue evacuado de inmediato en helicóptero. Al filo de la media noche, hora local, los miles de asistentes fueron sacados por tres puertas. El estadio fue cerrado.

Otro tiroteo se registró en el centro comercial Les Halles, en la terraza del Café Le Belle Equipe y el restaurante Le Carillon.

Después de dos horas de crisis un comando de la Policía francesa tomó por asalto el teatro Bataclan para rescatar a los rehenes. Cuatro terroristas murieron, tres después de accionar cinturones explosivos.

Se escucharon tiroteos. Los rehenes salieron por propio pie y algunos auxiliados por personal médico. Sin embargo, autoridades revelaron que dentro del Bataclan había más de 100 personas muertas.

Tras bajar del helicóptero, el presidente Hollande ofreció un mensaje televisado, anunció estado de excepción en Francia y el cierre de las fronteras.

“Es un horror. Se trata de unos ataques terroristas sin precedentes”, señaló Hollande, al borde de las lágrimas.

Desde esta noche los soldados franceses están en las calles.

El mundo reaccionó. El presidente Hollande recibió el apoyo y solidaridad de diversos mandatarios internacionales, incluido Barack Obama y Enrique Peña Nieto.

Hollande se trasladó al Distrito XI para supervisar la operación en el Bataclan.

“Queremos estar aquí, entre los que vieron cosas atroces, para decirles que llevaremos a cabo la guerra, que será implacable”, sentenció Hollande.

Aún no es posible determinar el número de muertos ni heridos.

En las primeras horas de la madrugada la Torre Eiffel se apagó. (http://noticieros.televisa.com/)