Laredo, Texas.- El Gobierno de Tamaulipas y diversas agencias norteamericanas como el FBI y la Border Patrol, trabajan juntos en el Programa de Identificación de cuerpos y osamentas en Tamaulipas y Texas.

Esta es la primera vez en la historia que el Gobierno de Tamaulipas busca acercamiento con Texas para trabajar de manera conjunta y coordinada en la localización de migrantes desaparecidos a fin de que los cuerpos no vayan a una fosa común y se entreguen a sus familiares.

A través de la cooperación de información y muestras de ADN, se pretende aligerar la carga y dar esperanza a las familias de migrantes que fallecieron en el intento de cruzar hacia los Estados Unidos.

El Programa de Identificación de cuerpos y osamentas en Texas y Tamaulipas incluye capacitación a funcionarios tamaulipecos por parte del FBI en investigación de la escena del crimen, la Border Patrol y el Departamento de Protección a Migrantes de Texas.

Son diez sesiones en las que participan personal del Instituto Tamaulipas para los Migrantes (ITM), la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), Médicos Forenses y Protección Civil.

En la capacitación se les brinda un Kit para prueba de ADN otorgado por la Border Patrol y material para identificar los cuerpos y documentos para la entrega de osamentas o cuerpos a su lugar de origen y técnicas de escaneo de objetos y celulares.

Cuando se acude a un llamado de rescate en el Río Bravo, como en la línea fronteriza, interviene el Departamento de Protección a Migrantes de Texas, Ministerio Público y médico forense, en algunos casos el cuerpo no logra ser identificado por falta de documentos o tal vez los que trae no corresponde con la verdadera identidad.

“Cuando se encuentra un cuerpo sin vida y resulta imposible hacer contacto con un familiar y resulta imposible físicamente lograr la identificación, en algunos condados van a fosas comunes en otros pagan un servicio funerario, la identificación de cuerpos por pruebas de ADN tardan hasta 8 meses, después de esto es cuando se van a fosas comunes”, explicó la Subsecretaria de Legalidad y Servicios Gubernamentales, Gloria Elena Garza Jiménez.

Por medio de este Programa de identificación, además de la capacitación, se realizarán campañas para recaudar muestras de ADN a los cuerpos rescatados, como a familiares, que se compararán con cuerpos que se encuentran bajo el resguardo de autoridades de Estados Unidos.

Es importante señalar que las muestras se enviaran por conducto de la embajada mexicana en Laredo, Texas y que solamente personas certificadas como médicos forenses, Ministerios Públicos y personal de procuraduría podrán tomar las muestras de ADN en cumplimiento a la normatividad.

“Se compartirá la información entre departamentos con el vecino país y se corre la información en la base de datos para su mejor identificación, esto nos va a permitir darles respuestas a las familias de migrantes desaparecidos en las fronteras de Texas y Tamaulipas”. (Redacción)