Pumas vendió muy cara la derrota y Tigres tuvo que ganar en penales el título del Apertura 2015 del Futbol Mexicano

Nuevo León.- En una dramática Final con tintes épicos, Tigres se dio un baño de gloria anoche en CU y alcanzó la cuarta estrella en su historia.

Tigres recién pudo asegurar la serie a su favor en la tanda de los penaltis, hasta donde llegaron después de la heroica remontada de Pumas en los 90 minutos (3-0) (3-3 global) y el empate a un gol en la media hora de prórroga.

Ya en la parte decisiva del partido, Fidel Martínez desvió su disparo, mientras que el portero Nahuel Guzmán le paró otro a Javier Cortés. Dos yerros de Pumas que le abrieron la puerta al título al equipo de Ricardo Ferretti. André Pierre Gignac, Juninho, José Rivas e Israel Jiménez fueron los goleadores felinos en el 4-2 de los penaltis.

Pero atrás había quedado un partido emocionante por la remontada de Pumas, que logró el 3-0 que necesitaba como mínimo para llegar a los tiempos extras. Y lo consiguió gracias a los goles de Eduardo Herrera (45’), Matías Britos (55’) y Silvio Torales (87’).

Tigres quedó atónito ante la voltereta de Pumas. Incluso, los capitalinos estuvieron a nada del 4-0 cuando Fidel Martínez desperdició una chance de gol en tiempo de descuento.

En el alargue, Tigres se benefició de la expulsión de Herrera al cierre del tiempo regular. Comenzó a jugar a partir de la superioridad numérica y obtuvo el premio en los pies de Gignac al 103’. Pero los felinos regios se quedaron sin Hugo Ayala en los últimos cinco minutos y esa ventana la aprovechó Pumas para igual al 119’.

Un partido cardíaco que estuvo para cualquiera, pero que finalmente Tigres logró espantar los fantasmas de las Finales para volver a gritar campeón después de cuatro años.
Tigres es el campeón del Apertura 2015 por derecho propio. Un título que comenzó a edificar con el 3-0 en el juego de ida ante Pumas en el Universitario.

La fiesta de CU se trasladó anoche a la Macropalza de Monterrey donde miles de aficionados felinos celebraron una conquista esperada después de tantos amagos. El club, el plantel y los simpatizantes ya se debían un momento de éxtasis así.

Este cuarto título que consigue Tigres en su vida institucional, la segunda con Ricardo Ferretti al mando y precisamente en el mismo escenario que hace 37 años atrás logró su primer campeonato de Liga.

Pero el destino le tenía reservado a este Tigres un lugar en la historia. Un plantel plagado de cotizados futbolistas no podía dilatar más en el tiempo su etiqueta de “segundón”. Ya había insinuado durante el último año que quería reflejar sus luminosas campañas en un título. Tuvo dos intentos fallidos, pero esta vez nada ni nadie lo detuvo hacia la corona. Lo hizo por coraje, pero también con su respetado futbol.

Perseverante y terco como pocos, Tigres sabía que el Apertura 2015 tenía que ser suyo. Venía coleccionando méritos y fue redoblando la apuesta. Nunca se cayó, y siempre estuvo convencido de sus atributos. (http://www.vanguardia.com.mx/)