Altamira, Tamaulipas.- La alcaldesa Alma Laura Amparan de Hernández Llanos nombró a Saúl Serratos Sandoval como titular de la Dirección de Equidad de Género en este municipio, cuya labor será luchar contra la exclusión social y en favor del bienestar de los altamirenses. En la entidad el matrimonio igualitario es tabú para los congresistas.

“Nosotros no vamos a agrupar sectores sociales, vamos a unificar; queremos que la comunidad lésbico-gay se integre a las actividades cotidianas y sea respetada. Iremos a las escuelas primarias y secundarias en donde dialogaremos con cada estudiante, de acuerdo con su edad. Queremos aportar a la sociedad y que cambien los modos y estereotipos”, declaró Saúl Serratos Sandoval.

Empresario de la industria restaurantera y del show travesti desde hace 10 años, Serratos Sandoval, hoy titular de la Coordinación de Equidad de Género en Altamira (administración 2016-2018) y originario de un municipio de la zona costa de Tamaulipas, dijo que “tanto las mujeres biológicas, como los hombres heterosexuales y chicas transexuales, incluyendo los gays, tendrán programas y acciones en beneficio” del gobierno local. Se trata, dijo, de fortalecer la equidad de género apegados al programa Ciclo de Aceptación.

Explicó: “Es una dinámica que vamos a implementar entre la sociedad. Empezaremos en las escuelas de nivel básico. ¿En qué consiste? Primero aceptarme yo, que me acepten mis padres, que son la cuna de mi ser y donde bebo la educación. Después, que me acepte mi familia, mi entorno social y laboral. Trabajaremos con un equipo especializado de sicólogos. También, vamos a fortalecer los valores; no sólo abordaremos el tema de la homosexualidad, también lo motivacional, es decir, todo lo que somos como personas y tenemos que trabajarlo de la mejor manera”.

Gloria Trevi y Alejandra Guzmán son las artistas que Saúl caracteriza normalmente desde hace una década. Estos personajes los utiliza para inculcar respeto en la sociedad a quienes son diferentes sexualmente. Se trata, dice, de tener una “comunidad libre y, con más tranquilidad, aceptarse tanto personal como socialmente.

“Es común que haya gente que ve el tema de la homosexualidad como algo normal, pero no se anima a externarlo. Inclusive en la comunidad hay muchos que no aceptan su homosexualidad en forma abierta, y no es por otra cosa que por falta de educación y respeto hacia las personas. Cuando se tomen el tiempo y acepten la inclusión, mañana vamos a mirarnos a los ojos como personas normales.”

Declarado abiertamente como una persona que integra la comunidad lésbico-gay-transexual, el empresario restaurantero dedicado al show travesti presume tener una vida “normal y muy completa, rodeada de amigas y amigos que le demuestran su cariño, estima y respeto”.

Considera que aceptar la vida en pareja entre homosexuales y la adopción de infantes es sólo cuestión de tiempo y educación. “Depende mucho de la educación y el entorno en que crecen; debe cuidarse el cómo se educa a los niños, sobre todo si son pequeños que crecen en una familia homoparental.”

Esto, sugiere, hay que explicarlo a la sociedad, acudir a las aulas, “explicarle a los maestros, a sus compañeritos, y decir que las leyes están cambiando, que los derechos de igualdad se están ampliando, que la familia se constituye con personas que desean beneficiarse con base en el amor, la justicia y el respeto”. (Jornada.Unam.mx)