Berlín.- Un camión atropelló la noche de este lunes a varias personas que se encontraban en un concurrido mercado navideño instalado cerca de la avenida Kurfuerstendamm, en el oeste de la capital alemana, lo que dejó al menos 12 muertos y unos 48 heridos, reportaron fuentes de seguridad y medios locales.

Autoridades de seguridad informaron sobre la detención del presunto conductor y el deceso de otra persona sospechosa de participar en el incidente. Imágenes de televisión mostraban al camión parado en medio de restos de puestos de madera de uno de los tantos bazares navideños que se establecen en la ciudad en esta época del año.

Voceros de la policía alemana dijeron a la agencia de noticias Dpa que este acto tenía la finalidad de efectuar un atentado terrorista contra el mercado, ubicado cerca de la lujosa avenida Kurfuerstendamm y al pie de la iglesia memorial Kaiser Wilhelm, mantenida en ruinas tras la Segunda Guerra Mundial.

Sin embargo, varios medios periodísticos, como el Berliner Zeitung y Berliner Morgenpost, no podían establecer si se trató de un accidente o un tipo de ataque intencional.

La canciller federal alemana, Angela Merkel, lamentó las muertes, mientras que el acalde de Berlín, Michael Müller, aseguró que este hecho está bajo control.

Mike Fox, un turista procedente de Birmingham, Inglaterra, afirmó a The Associated Press que ayudó a personas que parecían tener brazos y piernas rotos, y que otras víctimas quedaron atrapadas bajo los puestos.

“Uno hace lo que se puede para ayudar cuando se puede, la verdad. Todo ocurría tan rápido que no podíamos hacer nada para pararlo, si lo hubiéramos intentado nos hubiera aplastado”, manifestó.

El camión, que transportaba vigas de acero, detuvo su carrera arriba de una acera en el lado donde estaba el mercado. Embistió un puesto grande, le destruyó un lado y derribó un árbol de navidad.

El árbol, que tenía tres metros, quedó tirado en la calle, todavía con sus adornos rojos y dorados en sus ramas y una estrella dorada en la punta.

El incidente ocurrió menos de un mes después de que el Departamento de Estado de Estados Unidos recomendó tener cuidado en mercados y otros lugares públicos debido a que grupos extremistas, como el Estado Islámico y Al Qaeda, se estaban enfocando “en la temporada navideña venidera y eventos asociados”.

El incidente recordó un ataque en julio en Francia, cuando Mohamed Lahouaiej Bouhlel, de origen tunecino, condujo un camión de 19 toneladas a lo largo de una costanera en medio de una multitud reunida para ver fuegos artificiales por el Día de la Bastilla. En el hecho murieron 86 personas. La policía mató al conductor del camión del ataque en Niza, que fue reivindicado por Estado Islámico. (Jornada.unam.mx)