Quito.- El astro Lionel Messi, que con un triplete y una actuación explosiva lideró el agónico pase de Argentina a Rusia-2018, aseguró este martes que “hubiese sido una locura” quedarse afuera de la máxima competición planetaria.

“Estaba el miedo de quedar afuera. Hubiese sido una locura para Argentina, para nosotros, para todos y sí, obviamente que estaba el temor ese, pero hoy más allá de eso lo supimos jugar”, afirmó a la prensa tras la victoria 3-1 contra Ecuador en Quito, con la que los jugadores argentinos no hablaban desde hacía casi un año.

Leo, quien convirtió a los 11, 18 y 62 minutos, señaló a su salida del camerino que “después de esto, creo que va a haber un cambio muy grande, creo que la selección va a crecer mucho después de esta clasificación”.

“La peleamos, lo sufrimos y no podíamos no estar adentro porque Argentina no se puede permitir eso”, agregó.

La albiceleste obtuvo la visa para el torneo ruso en la última fecha de manera agónica como tercero de las eliminatorias sudamericanas con 28 puntos, 13 menos que el líder Brasil y uno más que Colombia.

El delantero Ángel Di María (PSG francés) destacó: “Hoy estuvo espectacular el enano (…) En los partidos anteriores no teníamos esa suerte de poder meterla y hoy se dio”.

“Con la soga al cuello”

Javier Mascherano, compañero de Messi en el Barcelona español, declaró a su vez que Leo “demostró una vez más que es el dueño de este juego”.

Agregó que “de acá en adelante no sólo es el hecho de disfrutar, sino ayudarlo a él”, uno de los mejores futbolistas del orbe que aún no ha logrado un trofeo con el combinado mayor de su país después de disputar cuatro finales (tres de la Copa América y la del Mundial de Brasil 2014).

Indicó que “nos hubiese encantado llegar de otra manera (a Rusia 2018) y no llegar con la soga al cuello”.

Messi señaló también que “veíamos difícil” la clasificación, que fue definida en la última fecha en la temida altura de Quito (2 mil 850 metros).

“Merecíamos estar adentro antes”, dijo.

A lo largo de la carrera sudamericana para el Mundial, la escuadra argentina mostró una pobre producción con siete triunfos, siete empates y cuatro derrotas, así como 19 goles a favor y 16 en contra.

El de Rosario sostuvo que “nos fuimos metiendo solos en este lío, nos complicamos, y después venir a definirlo acá (en Quito) no es fácil por lo que significa venir jugar a la altura y empezar tan rápido perdiendo 1-0”.

La tricolor se puso adelante con tanto de Romario Ibarra a los 38 segundos.

“Fue un golpe durísimo empezar tan rápido así, pero el grupo se sobrepuso muy bien; empatamos rápido, y después nos pusimos en ventaja”, añadió. (Jornada.unam.mx)