México.- El 30 de julio, el canciller Marcelo Ebrard hizo pública la asociación entre el gobierno federal y la farmacéutica Sanofi-Pasteur para involucrar a México en la tercera fase de pruebas clínicas del proyecto de vacuna del desarrollador. De acuerdo con el secretario de Relaciones Exteriores, esa asociación significa un acceso temprano para el país cuando haya una vacuna lista y en distribución.

La farmacéutica informó a Infobae México que están revisando la lista de países donde harán estudios clínicos para evaluar seguridad y eficacia de la vacuna. La investigación tiene programado comenzar las fases 1 y 2 en septiembre. Y en los próximos dos meses confirmarán si México participará o no en su Fase 3.

El laboratorio francés está desarrollando dos vacunas distintas. La primera es una vacuna de ARN mensajero en conjunto con la empresa estadounidense Translate Bio. En la respuesta a este medio, informaron que México está en la lista de voluntarios para la segunda vacuna, que están desarrollando junto con GlaxoSmithKline (GSK), una farmacéutica inglesa.

Ebrard anunció que la secretaría de Salud sería responsable de coordinar el proceso si México es elegido para brindar parte de los 35 mil voluntarios que la empresa necesita para última etapa de pruebas.

La primera jornada de pruebas clínicas masivas comenzó en Estados Unidos el 27 de julio. La vacuna del laboratorio Moderna, espera la participación de 30 mil voluntarios en 100 clínicas del país. La logística del experimento está coordinada por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas y tiene la intención de priorizar la aplicación a poblaciones de riesgo como adultos mayores y personas con comorbilidades. Este experimento puede ser un precedente para las pruebas de fase 3 de otras vacunas.

En entrevista con el sitio Mexico Business, Fernando Sampaio, director general de Sanofi-Pasteur México dijo que la empresa tiene un historial de cooperación con el sector público nacional. Aseguró que invirtieron 129 millones de euros en la construcción de una planta de producción de vacunas en México y recordó las contribuciones del laboratorio francés a la campaña nacional de vacunación para controlar la pandemia de influenza en 2010.

Sanofi aseguró que hay una plataforma segura y prometedora. El proyecto en conjunto con GSK cuenta con el desarrollo de la proteína viral por parte de Sanofi y un apoyo proteínas adyuvantes que GSK presentará para potenciar la producción de anticuerpos. Está basada en la vacuna que la farmacéutica francesa desarrolló para prevenir la influenza.

Este proyecto recibió el aval de la iniciativa Warp Speed de Estados Unidos. El gobierno norteamericano invirtió USD 2,100 millones en el desarrollo acelerado, las pruebas y la producción de la vacuna de proteínas a cambio del acceso temprano a 100 millones de dosis.

Una vez que Sanofi desarrolle una vacuna y las autoridades sanitarias verifiquen su calidad, la empresa asegura que tiene la capacidad de producir mil millones de dosis por año.

El acuerdo con Sanofi México es el primer éxito para la cancillería en su iniciativa de involucrar a voluntarios mexicanos en todas las pruebas clínicas posibles a cambio de prioridad en la distribución de dosis. (Infobae.com)