Ciudad de México.- La conductora Vanessa Huppenkothen confesó en redes sociales que los últimos meses han sido complicados, pero los ha enfrentado con drásticos y positivos cambios en su vida y mucha disciplina.

Según reveló en Instagram, le detectaron un problema en la tiroides que, además de afectar su peso, la puso en riesgo de infarto: “Hace unos meses me detectaron la tiroides completamente fuera de rango, (T3 y T4) terminé en el hospital con un shock tiroideo, a punto de un infarto”, anotó como descripción de un comparativo en el que se ve el drástico cambio que ha tenido su figura los últimos meses. Actualmente la conductora luce una figura super fit.

Posteriormente, Vanessa explicó que tras lo ocurrido decidió hacer una transformación en su vida: “Decidí dar un cambio radical: desde trabajo, gente que me rodeaba, actividades, etc. Mi ritmo de vida era estresante y deprimente. De un día para otro me volví sumamente disciplinada en todo, comencé a exigirme el 100% y no mediocridades del 60%.

He tenido que ser muy dura conmigo y no la he pasado nada bien, he llorado mucho y aprendí que si algo o alguien deja de sumar, hay que cerrar círculos y etapas.

Les comparto estas fotos porque no soy una diva, ni celebridad ni artista ni nada, soy una persona común y corriente y terminaré como todos en el cielo o en el infierno”.

Sobre su estado de salud, dejó en claro que no tiene bulimia ni anorexia y que lleva una dieta vegetariana (no consume animales), pero sí consume productos derivados como la miel o yoghurt.

“Siempre he sido freak del ejercicio y si no lo hago se me sale el Diablo”, añadió sobre su pasión por el ejercicio. Finalmente agradeció a sus seguidores: “Gracias por el apoyo y también por el valioso tiempo de escribirme, buenos o malos, me han dado mucha fuerza! (Yucatan.com.mx)