Los violentos enfrentamientos del domingo entre policías y maestros disidentes en el estado de Oaxaca, en el sur de México, dejaron un saldo de seis muertos y 108 heridos que son atendidos en diferentes hospitales, informaron hoy las autoridades.

Los muertos son dos maestros y otros cuatro jóvenes que todavía no han sido identificados. Los lesionados son 53 civiles, 41 policías federales, tres de ellos con heridas de bala, así como 14 policías estatales, cinco de ellos por armas de fuego. La Secretaría de Seguridad Pública señaló que a todos ellos se les ha brindado atención médica inmediata.

Los medios reportaron también la muerte del periodista Elpidio Ramos Zárate, a quien acribillaron cuando cubría los enfrentamientos en el estado sureño, aunque todavía no hay una postura oficial sobre su asesinato.

El gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, dijo el domingo que unos 800 policías federales y estatales llegaron a la comunidad de Nochixtlán para desalojar a los docentes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) habían tomado una autopista, en protesta contra una reforma educativa.

El operativo resultó en un violento enfrentamiento en el que también se involucraron “grupos radicalizados”, ajenos a la CNTE, que utilizaron armas de fuego, bombas molotov, palos y piedras contra la Policía y la población, sostuvo el titular de la Policía Federal, Enrique Galindo.

Los maestros se oponen a una reforma que los obliga a ser evaluados y elimina privilegios que tenía el sindicato. La sección 22 es la rama más combativa y radical del sindicato, y ha protagonizado varias protestas en los últimos días, en los que ha bloqueado calles y quemado instalaciones.

Hasta el momento, los docentes se encuentran acampando en el Zócalo de Oaxaca de Juárez, capital del estado, pese a que las autoridades anunciaron que realizarán un nuevo operativo para desalojarlos.

Por su parte, Galindo dijo en Radio Fórmula que en Nochixtlán la Policía fue emboscada por los manifestantes. “Nos reagruparon, empezamos a ver que traen bombas molotov, cohetones de alto poder. Tengo policías quemados de pies y manos y que perdieron dedos”, dijo en una entrevista.

Explicó que a pesar de los hechos ocurridos el domingo, no lograron desbloquear todas las vías y que varios puntos carreteros continúan cerrados.

Cué informó que la Policía permanecerá en Oaxaca “el tiempo necesario, hasta que se restablezca el orden, la paz y la concordia”. También pidió al magisterio deslindarse de los grupos violentos y promover el diálogo.

Las autoridades oaxaqueñas, así como figuras importantes como el artista plástico y activista Francisco Toledo, han solicitado al Gobierno mexicano entablar el diálogo con los maestros y rechazaron la violencia que tuvo lugar en ese estado.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos emitió medidas cautelares y envió visitadores para colaborar con el restablecimiento del diálogo. Asimismo, lamentó la pérdida de vidas y del reportero Ramos Zárate.

Las autoridades sostuvieron que investigan a los grupos que provocaron la violencia para identificar a los agresores. Hasta el momento hay 21 detenidos.(la hora.gt)