Jalisco.- La muerte a manos de policías de Giovanni López sacudió a México. Detenido el 4 de mayo en el municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, López pasó la noche en la comisaria, donde los agentes le habrían golpeado hasta dejarlo al borde de la muerte.

El parte médico indicó que falleció por un traumatismo craneoencefálico, mientras permanecía bajo custodia policial. La víctima, que tenía 30 años, fue capturada presuntamente por no utilizar un cubrebocas en la vía pública. Su asesinato orquestó una serie de protestas en la entidad tapatía.

A la usanza rústica, con palos y sillas, los jaliscienses exigieron el esclarecimiento de la muerte de Giovanni. Los manifestantes incendiaron vehículos policiales y llenaron de pintadas la fachada del Palacio de Gobierno. Cuando un grupo intentó entrar por la fueza al edificio, la policía dispersó la marcha con gas lacrimógeno.

La marcha por Giovanni dejó 27 detenidos, dos mujeres y 25 hombres, entre los cuales hay seis menores de edad. También explicó que los imputados son originarios de la Ciudad de México, Michoacán y Yucatán.

Esta mañana el gobierno de Enrique Alfaro informó que ya hay tres detenidos por la muerte de Giovanni. El comisario de seguridad, un policía y un mando medio están entre las personas con orden de aprehensión.

En tanto, el coordinador del gabinete de seguridad, Macedonio Tamez, informó que a petición del Consejo Estatal de Seguridad se firmó el acuerdo para que la Secretaría de Seguridad estatal tome el control de la Comisaría de Seguridad de Ixtlahuacán de los Membrillos, hecho que ocurrió a partir de las 07:00 horas de este viernes.

Hoy mismo, el alcalde de Ixtlahuacán, Eduardo Cervantes Aguilar, está citado a declarar en la Fiscalía estatal por el caso del asesinato de Giovanni López y el próximo lunes por otros hechos ocurridos en esa localidad.

Enrique Alfaro, quien ha sido duramente criticado por sus estrictas medidas de aislamiento, recalcó que la víctima no fue detenido por no usar cubrebocas y contaba con antecedentes penales.

Durante la manifestación del jueves, un policía resultó con lesiones por quemaduras de fuego, luego de que un hombre le rociara alcohol por la espalda y le prendiera un cerillo. “Así como dije que voy a hacer todo lo posible para que los policías que le quitaron la vida a Giovanni paguen por las consecuencias de sus actos, también voy a hacer lo posible para que esa persona que intentó matar un policía, pague las consecuencias de sus actos. Ese es un intento de homicidio», señaló el mandatario estatal.

Giovanni López trabajaba como albañil, y murió el 5 de mayo luego de ser trasladado de la penitenciaria al servicio médico municipal. Su detención ocurrió en una avenida transitada mientras iba a cenar con su familia.

Anteriormente, la actitud de la policías locales de Jalisco había levantado críticas por los señalamientos de supuestos vínculos con el Cártel Jalisco Nueva Generación. (Infobae.com)