Tamaulipas.- Con la pandemia las actividades laborales y de estudios se trasladaron a casa, lo que elevó considerablemente el consumo de energía eléctrica en los hogares de Tampico, Madero y en general del sur de Tamaulipas, representando un impacto en la economía de las familias.

El confinamiento trajo consigo el uso desmedido de computadora, laptops, teléfonos inteligentes, televisiones, abanicos o aires acondicionados, por lo que el uso de electricidad es mayor, reflejándose en los recibos bimestrales.

Para el expresidente y asesor de la Sociedad de Padres de Familia, David Hernández Muñoz, lo más preocupante es que no se sabe cuándo regresarán las actividades a la normalidad, ya que la mayoría de las escuelas siguen a distancia y el home office es una práctica ordinaria.

“Necesitamos poner en marcha ciertas normas en casa que nos ayuden a ahorrar y optimizar el consumo de energía para que nuestra inversión bimestral se vea beneficiada” comentó el entrevistado, quien puntualizó que “la situación económica para los padres es cada vez más crítica”.

Según datos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) el sector doméstico tiene el mayor número de usuarios con 88% y tienen un consumo de 35%, por lo que es fundamental desde nuestras viviendas impulsar acciones de ahorro.

Para tratar de ahorrar en nuestro consumo diario es importante revisar algunos puntos de fuga que podamos tener en casa.

Se debe considerar además que aparatos eléctricos que estén conectados, aunque no se encuentren funcionando consumen energía, por lo que es ideal desconectarlos. Es prioritario aprovechar la luz natural, establecer una bitácora diaria de actividades y no extralimitar el uso de los sistemas de computación.

De igual forma el sector comercial ha sido afectado por el alto consumo de las tarifas eléctricas, así lo dio a conocer el expresidente de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño (Canacope), Luis Enrique Lara Ruiz.

Dijo que desde que inició la pandemia y el horario de verano se tiene un incremento de 30% en el consumo de energía eléctrica, ya que ellos dependen mucho del servicio para mantener refrigerados sus alimentos perecederos.

Lo cierto es que, desde que inició el confinamiento las ventas se vinieron abajo, pero los comerciantes tenían que seguir pagando su alto consumo de luz, esto aunado a los constantes apagones son los problemas con los que se tienen que enfrentar diariamente.

Lara Ruiz explicó que la fallas en el suministro de energía eléctrica ponen de manifiesto las condiciones en que se encuentran las instalaciones y cableado de la CFE, lo que también podría ser una enorme fuga de energía.

Las cuadrillas de la Comisión no se dan abasto para atender los constantes cortes que se registran por el alto consumo impulsados por las clases en línea y el home office.

Para los meses de noviembre y diciembre en que se llevan a cabo diversas festividades y termina el horario de verano, es probable que se tenga un incremento de las tarifas de luz de hasta 10% adicional, por lo que en términos generales sería 40% más que deberán pagar los comerciantes y el consumo doméstico. (www.elsoldetampico.com.mx)