Culiacán, Sinaloa.- En Elota por la autopista Culiacán-Mazatlán fue detenido esta tarde Carlos «N», presunto implicado en la compra de colchones en mal estado y que fueron repartidos a los damnificados en Sinaloa.

Carlos «N» se desempeña como coordinador administrativo de la Secretaría de Desarrollo Social en Sinaloa.

Presuntamente él fue quien adquirió los colchones en mal estado a un proveedor de Guadalajara.

El funcionario, por indicaciones de Gobierno del Estado y Sedesol estatal, adquirió alrededor de mil 380 a un proveedor de nombre Isabel «N», de Guadalajara, Jalisco.

Según informó el padre de la persona implicada, su hijo se encontraba en Jalisco interponiendo una denuncia contra quien resulte responsable y puntualizó que no se encontraba huyendo. Incluso subrayó que mañana viernes estaría en Sinaloa.

El detenido es trasladado a Culiacán y será presentado en minutos al Juez de Control y Enjuiciamiento Penal de la zona centro de Sinaloa, para que determine si será vinculado a proceso.

Por la mañana, el padre del funcionario Carlos «N» quien hizo la compra de los colchones podridos dijo que se cometió un error y pide una disculpa a las familias que los recibieron.

Aseguró que su hijo no está huyendo y está realizando una denuncia contra el proveedor, que es de Guadalajara.

Su hijo no realizó un acto de mala fe, todo ocurrió cuando los colchones para los damnificados se agotaron en este estado y se ocupaban más y fue cuando se encontró a este proveedor que es un vival y los engañó. Dijo que no sólo engaño a su hijo sino también al gobierno estatal.

Los colchones venían empaquetados, por lo que no detectaron que venían en mal estado.

Carlos «N» dijo no tiene ninguna necesidad de agarrar un peso del gobierno estatal, por que su hijo se estaría presentando el día de mañana y daría la cara a la sociedad.

El empresario dijo que él acudió ante los medios de comunicación porque en redes sociales miró que su nombre estaba siendo involucrado. Reconoció que prestó de buena fe un terreno para que se guardaran los víveres y colchones.

Pide al gobierno estatal que tome el toro por los cuernos y acusar al proveedor y no sacar chivos expiatorios. (Debate.com.mx)