Tamaulipas.- A tres días de que entre en vigor la nueva sanción comercial contra la pesca mexicana con el cierre de puertos en Estados Unidos, la Guardia Costera detuvo de nueva cuenta en Texas una embarcación menor (panga), procedente de Playa Bagdad, Tamaulipas, con pargo rojo o huachinango, capturado de manera ilegal en sus aguas territoriales.

La panga con tres tripulantes a bordo, se encontraba dentro de la Zona Económica Exclusiva de EU, con 500 libras de huachinango, es decir, poco más de 226 kilogramos, por lo que la carga, las redes y los pescadores fueron entregados a la estación de los guardacostas, ubicada en la Isla del Padre Sur.

A principios de año, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), anunció que, a partir del 7 de febrero, los barcos con bandera nacional que realicen actividades en el Golfo de México, no podrán ingresar a sus puertos, en represalia por la falta de inspección y vigilancia en la zona, así como las nulas sanciones contra pescadores furtivos.

«A los buques de bandera mexicana que participen en las pesquerías del Golfo de México se les negará la entrada a los Estados Unidos, lo que incluye cualquier puerto, y si ingresan, se les negará cualquier privilegio», señaló la NOAA.

La nueva sanción del Gobierno de Estados Unidos es resultado de la «certificación negativa», que obtuvieron las pesquerías de México, en el informe bienal que la NOAA Fisheries entregó al Congreso de Estados Unidos, donde asegura que esta actividad ilícita de embarcaciones menores de Playa Bagdad, provoca la muerte incidental de tortugas marinas.

La mala calificación de nuestro país tiene que ver con la añeja problemática de los pescadores de Tamaulipas, que se cruzan del otro lado de la frontera, sin que las autoridades de México tomen cartas en el asunto, a pesar de que recibieron advertencias en 2015 y 2017.

Fuentes del sector consultadas por Excélsior indicaron que los campos pesqueros en Tamaulipas están prácticamente tomados por el crimen organizado, y no hay mucho margen de maniobra para la Guardia Nacional, la Secretaría de Marina (Semar), y la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca).

Destacaron que el muelle de la Semar más cercano a Playa Bagdad se encuentra a tres horas de distancia en Playa del Mezquital, donde nada más se cuenta con una vieja patrulla interceptora.

Lamentaron que a pesar de que se encuentra en marcha un operativo de seguridad, en respuesta al próximo cierre de puertos en Estados Unidos, poco se puede hacer contra la pesca ilegal donde está involucrada la «maña», que apenas pierde una embarcación menor en manos de la Guardia Costera, la sustituye con una más veloz y nuevas redes para seguir capturando pargo rojo o huachinango. (www.excelsior.com.mx)