Tamaulipas.- El gerente general de la Comapa Zona Tam, Gabriel Guerra Turrubiates, dio a conocer que se han detectado tomas clandestinas de agua donde los usuarios se están robando el vital líquido generando pérdidas de varios miles se pesos.

Dio a conocer que se han detectado cuatro casos, uno de ellos en una empresa de la zona, por lo que se han aplicado multas importantes «cuando sorprendes a alguien que tiene una toma clandestina de agua, automáticamente tenemos la autoridad para cobrarle de cinco años para atrás», explicó Guerra Turrubiates.

Manifestó que la Comapa aplicará las sanciones sean quienes sean los responsables de tener una conexión indebida «el último consumo importante ese es el que cuenta, desde que se presume que se metió la trampa es donde ahí se hace el promedio y se pueden aplicar hasta cinco años».

El funcionario estatal detalló que desde que está frente a la gerencia del organismo operador del agua se han detectado tres o cuatro casos de robo importante de agua potable, unos de ellos por empresas de gran calado instaladas en la zona sur de Tamaulipas.

Por su parte, la Comisión Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) de Reynosa detectó que empleados del organismo se estaban robando agua de la red hidráulica, la cual vendían fuera de la legalidad.

A través de su página oficial, la paramunicipal informó que por denuncias ciudadanas se logró detectar que los empleados de la Comapa sustraían el agua de la red hidráulica.

“Dichas personas cerraban la válvula deliberadamente afectando directamente a los habitantes del sector mencionado. Informamos que procederemos legalmente contra los responsables de estos actos y el área jurídica procederá con la denuncia correspondiente”, informó la dependencia a través de un comunicado.

Repercusiones

Hay que señalar que de acuerdo con la ley vigente, los empleados de la Comapa Reynosa podrían alcanzar penas de hasta 15 años de prisión.

La Ley de Agua del Estado establece en su artículo 191 los efectos para cometer sanciones, entre ellas el implementar mecanismos para succionar el agua potable de las tuberías de distribución.

Hay que señalar que el robo de agua se da en medio de una crisis del vital líquido que se vive a nivel estatal por la falta de precipitaciones que mantiene a las presas con bajos niveles del vital líquido. (heraldodemexico.com.mx)