Tamaulipas.- El anuncio del presidente Andrés Manuel López Obrador que será este fin de semana cuando se firme el decreto para regularizar a los “autos chocolate” causó rechazo entre los importadores tamaulipecos de vehículos usados provenientes Estados Unidos, pues consideran que la medida está lejos de promover la legalidad, pero sí el contrabando.

En su conferencia de este miércoles 13 de octubre, el jefe del ejecutivo adelantó que la medida beneficiará en una primera parte a residentes de los siete estados fronterizos, que incluyen a Tamaulipas, donde se estima son más de veinte mil los vehículos americanos que circulan con placas de organismos como Onapaffa y UCD.

Tomás González Cantú, presidente de la Asociación de Importadores de Automotores de Tamaulipas, dijo que el programa no atiende a las peticiones hechas por el empresariado durante años, como son altos aranceles y valores exagerados impuestos a los vehículos de importación.

El anuncio de legalización adelantado desde agosto pasado agravó la complejidad económica que viven las agencia aduanales y loteros en municipios como Matamoros, Reynosa, Nuevo Laredo o Río Bravo, así como al centro y sur del estado.

“Muchos de esos negocios están desapareciendo porque la gente dejó de comprar autos usados, ya que esperan la publicación del decreto de nacionalización de automotores extranjeros, influyendo en un incremento descomunal del contrabando”.

Por cada 30 carros que son legalizados en las aduanas fronterizas, ahora bajo control militar entran 90 o 100 ilegales, dejando en estado crítico a las comercios y empresas formales dedicados a la importación porque ya no hay ventas, afirmó el empresario de Matamoros.

Además, mencionó que hay estimaciones que son más de cinco millones de carros y camionetas de todas las modelos internadas ilegalmente de Estados Unidos que circulan en el país con la protección federal, pero es posible que esa cifra incremente rápidamente en los meses próximos.

Sin embargo, previó que si se firma el decreto de nacionalización habrá un pico en el contrabando por fronteras de todo el país.

Insistió que la propuesta es que se revise el decreto federal de 2010, que autoriza la importación legal de automotores usados y que modifiquen reglas, como la disminución de impuestos, la tasa de valores comerciales tasados actualmente muy altos, lo cual aumentaría la recaudación fiscal y desalentaría el contrabando.

Sobre la importación de vehículos usados desde Estados Unidos y Canadá a México, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores expuso que entre enero y agosto se internaron legalmente 106 mil 502 unidades, 28 mil 008 adicionales, equivalente a un crecimiento de 35.7%. (www.elsoldetampico.com.mx)