Iker y Guillermo Echeverría son unos hermanos emprendedores que crearon la empresa VUHL, una ensambladora que diseña y produce el primer auto deportivo ultraligero de México.

Iker y Guillermo convirtieron su pasión en una empresa que busca competir en un mercado internacional, el cual actualmente está dominado por grandes firmas como Mercedes Benz y BMW, sin embargo, por su innovación han logrado llamar la atención de los mercados internacionales.

Los vehículos son únicos y personalizados, no hay una pieza similar en el mercado, según explican sus creadores.

«Hacemos coche de muy alto perfomance», dijo a CNN Guillermo Echeverría, director general de VUHL México.

Su objetivo es convertirse en una marca global mexicana, de acuerdo con información de CNN.

El auto pesa la mitad de lo que pesan los de su misma gama, 600 kilos, y alcanza una velocidad de hasta 400 caballos de fuerza.

«Esta velocidad se consigue con materiales muy livianos, fibra de carbono, titanio, aluminio y aceros de alta aleaciones de metales y con un diseño estructural muy optimizado», expone el directivo en entrevista con CNN.

El vehículo que se caracteriza por su innovación se produce y ensambla en una planta ubicada en Querétaro con mano de obra y talento mexicano. Y aunque algunas piezas se importan de Europa, los materiales y el ensamblado final se hace en el país.

«No son ensambladores, es gente que trae un nivel mucho más alto, incluso un entusiasmo diferente. La gente que está en VUHL se capacita durante años», señala Iker Echeverría, director técnico de VUHL México.

La firma produce de uno a dos autos por mes y en 2016 abrió la boutique automotriz Car and Toy en la CDMX.

Un auto de la marca mexicana ronda los 109 mil dólares (2 millones 227 mil 960 pesos).

En 2017 la planta de Vuhl tenía la capacidad para producir 60 vehículos anuales, pero ejecutivos de la firma dijeron a EFE que 100 automóviles fabricados sería el «punto sano para la marca».

«Por los planes que tenemos y el tipo de vehículo que hacemos, no quisiéramos crecer mucho más», comentó Guillermo, un diseñador industrial de 35 años de edad, en la boutique Car and Toy.

Su meta es llegar al mercado europeo y de Medio Oriente, además de fortalecer su presencia en Estados Unidos y México. (ElFinanciero.com.mx)