Tamaulipas.- Elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de la Guardia Nacional, rescataron en Tamaulipas a 652 migrantes que eran trasladados a bordo de tres tráileres.

Los migrantes de diversas nacionalidades, entre ellos mujeres y niños, se encontraban hacinados en el interior de las cajas de tres tractocamiones de doble remolque.

La caravana, proveniente de Tampico fue interceptada por elementos de la Sedena poco después de las 20:30 horas, en un filtro de revisión militar instalado sobre la carretera Victoria-Monterrey, en Hidalgo, Tamaulipas.

Fuentes oficiales confirmaron que los migrantes tenían como destino Monterrey, para después seguir la ruta hacia Coahuila, y pasar hacia Estados Unidos por el cruce fronterizo en Del Río, Texas.

Según se dio a conocer, al percatarse que las cajas traían sellos de seguridad, pero se escuchaban voces a su interior, Agentes Federales de Migración (AFM) solicitaron el uso de rayos gamma sobre los contenedores, lo que produjo que quedara al descubierto, a través de los monitores, siluetas aparentemente de personas.

Con la ruptura de uno de los sellos de las puertas y su apertura, se confirmó la presencia de mujeres, hombres y menores de edad en condiciones de hacinamiento con falta de aire, sin agua ni comida.

Los vehículos fueron trasladados a las instalaciones del Complejo de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSPE).

El Grupo de Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz en Tamaulipas informó que personal militar y de la Guardia Nacional detectaron la noche de ayer tres tractocamiones con 6 contenedores refrigerados largos en los que eran transportadas 652 personas.

Se identificó que 564 personas son originarias de Guatemala, 39 de Honduras, 28 de Nicaragua, 20 de El Salvador y una de Brasil; entre ellas, 349 niñas, niños y adolescentes, de los cuales 198 viajaban solos.

Elementos militares detuvieron a cuatro personas, entre ellos los conductores de las unidades, que quedaron a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR) para la investigación por presunto tráfico a gran escala de personas.

El pasado 19 de septiembre, el gobierno de Estados Unidos cerró su frontera con México en Del Río, Texas como una estrategia para frenar la entrada de migrantes debido a que miles de haitianos han establecido un campamento en esa parte de la frontera.

En paralelo a ese cierre, Estados Unidos comenzó a deportar a decenas de haitianos retenidos en un campamento improvisado bajo un puente en la localidad de Del Río, en el sur de Texas, esto tras un cruce masivo en la frontera.

En las últimas jornadas, unos 13,000 migrantes, en su mayoría haitianos, estaban acampando debajo del puente internacional que une Ciudad Acuña (México) y Del Río. (politica.expansion.mx)