Tamaulipas.- El estado de Tamaulipas no deja de sorprendernos, ahora uno de los municipios que es poseedor de nacimientos de ríos, nos regala un sitio natural que encierra misterio y a la vez peligro para quien se atreva a visitarlo: La Retumbadora.

Es una cueva y está ubicada al norte de la cabecera municipal de Jaumave, en la zona poniente de Tamaulipas, pero el acceso a la misma no es tan fácil como pudiera pensarse.

Su nombre indica mucho de lo que pueden esperar quienes llegaran a visitar este árido paraje tamaulipeco que, de entrada, requiere de mucho esfuerzo para quienes se consideren amantes de la naturaleza.

EL ACCESO A UNA DE LAS CUEVAS MÁS MISTERIOSAS

Este no está hecho para cualquiera, para llegar se requiere una buena condición física, ya que no son suficientes las ganas, el amor por la naturaleza o la intención de conocer el pasado de Tamaulipas. Además, se recomienda ir en grupo y quien lo logra podrá encontrarse con un sitio que ha permanecido intacto entre la serranía del estado.

Para llegar a este sitio, donde hay vestigios de antiguos tamaulipecos, se deben caminar 14 kilómetros entre sierras, incluye barrancos y pendientes con piedras sueltas, por lo que un paso mal dado puede dar pie a severas lesiones.

¿QUÉ SE SABE SOBRE LA RETUMBADORA?

Esta cueva alberga un verdadero tesoro, en apenas sus tres metros de diámetro existen, de acuerdo con los que la han visitado, restos de antiguos tamaulipecos y pinturas rupestres que dejan constancia de que la zona fue habitada hace muchos años.

De acuerdo con integrantes de la Asociación Tamaulipeca de Antigüedades y Coleccionistas (ATAC), la Retumbadora podría ser una cueva que date de hace mil 800 años, por el tipo de pinturas que hay en su interior.

A parte de las pinturas, un detalle que salta a la vista son sus paredes lisas, desconociéndose si estas se formaron de manera natural o fueron talladas por la mano del hombre durante su mayor auge.

PELIGROS EN EL SITIO

A parte del camino, la cueva de la Retumbadora es hogar de murciélagos y en su interior se concentran grandes cantidades de excremento o guano, que es tóxico para quienes inhalen sus olores por tiempo prolongado. (www.elsoldetampico.com.mx)