Tamaulipas.- En una década el amor cambió en Tamaulipas, el miedo al compromiso y la practicidad legal de separarse ha propiciado en que un lustro los matrimonios hayan disminuido 41.5% y los divorcios se hayan elevado 34.5%.

Se aproxima el Día del Amor y la Amistad y en el territorio tamaulipeco es posible que el miedo al compromiso aleje a las parejas de las oficias del registro civil, así como de los altares.

De acuerdo con datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en 2015 un total de 16 mil 649 parejas decidieron contraer matrimonio en Tamaulipas, mientras que cinco años después -en 2020- solo se firmaron nueve mil 730 matrimonios; el descenso fue del 41.5% .

La terapeuta familiar del Centro de Rehabilitación Integral (CRI) del sistema DIF de Ciudad Madero, Brenda Rodríguez Zapata, explicó que las nuevas generaciones evitan experimentar un matrimonio con todas las responsabilidades que implica.

“Hay menos matrimonios porque la gente ya no hace compromiso, a estas nuevas generaciones nos les gusta batallar en cuestión de resolver problemas”, explicó.

“En la relación de noviazgo si hay una problemática prefieren terminar o hay noviazgos largos donde no quieren darse la tarea de asumir una responsabilidad en casa, los adultos jóvenes quieren las cosas sin que tengan que hacer cambios”, agregó.

EL DIVORCIO SE CONVIRTIÓ EN TENDENCIA

A la par de la baja en matrimonios, los divorcios crecieron según el Inegi, cuatro mil 552 parejas disolvieron su vínculo legalmente en Tamaulipas en el 2020, 34.5% más que en 2015.

“Si hablamos de modas, ya el divorcio se ha vuelto también tendencia, ¿cuántos matrimonios se divorcian al año?”, señaló la psicóloga.

Apuntó que las parejas enfrentan problemas para comunicarse y establecer una sana convivencia al vivir juntos.

“Noviazgos largos donde hay poca interacción, pero cuando les toca vivir juntos o convivir más tiempo no sabemos cómo comunicarnos de manera asertiva y resolver problemas”, planteó.

CONVIVIR EN PANDEMIA ¿ES MÁS DIFÍCIL?

Rodríguez señaló que la pandemia del Covid-19 vino a detonar conflictos de las familias que ni siquiera sabían que existían.

“En estos tiempos de pandemia se dieron muchos los divorcios porque las parejas tuvieron la oportunidad de convivir, antes estaban ocupados en trabajo y actividades sociales”, puntualizó.

“Hemos tenido que permanecer más tiempo en casa, hemos convivido más y se han dado cuenta las personas que no tienen muchas cosas en común”, remarcó. (www.elsoldetampico.com.mx)