Tamaulipas.- La población migrante en Tamaulipas requiere de todo tipo de apoyos al vivir situaciones de extrema vulnerabilidad, los convierte constantemente víctimas de robo, secuestro, violaciones, reclutamiento forzado, señala el Diputado Humberto Armando Prieto Herrera.

A partir de este reconocimiento de vulnerabilidad, la perspectiva de derechos humanos permite que, independientemente de las consecuencias del fenómeno en los ámbitos políticos y económicos, se privilegie la garantía de los derechos de todas las personas.

Dentro del ámbito nacional, la responsabilidad de los órdenes de gobierno locales se hace fundamental. En Tamaulipas, en los municipios fronterizos, y fundamentalmente en Reynosa se vive una crisis migratoria que ya se acerca a la calidad de crisis humanitaria.

Se reporta que siguen llegando centenares de migrantes a las ciudades fronterizas, por lo que se están teniendo que instalar en albergues improvisados a la espera de poder cruzar a los Estados Unidos.

Al llegar a Reynosa sus problemas continuaron ya que no había espacio en los albergues de migrantes y tienen que dormir en la intemperie en la plaza central del municipio, muy cerca del cruce internacional entre México y Estados Unidos.

En ese punto ya llevan varios meses viviendo unos 2,000 migrantes, en su mayoría centroamericanos que esperan que Estados Unidos resuelva sus solicitudes de asilo.

Por todo lo anterior se exhorta al Gobierno del Estado, al Instituto Nacional de Migración, a la Comisión Nacional de Derechos Humanos, a los gobiernos municipales del Estado de Tamaulipas, a los compañeros integrantes de la Comisión de Asuntos Fronterizos y Migratorios del Congreso de Tamaulipas y a todas las autoridades de los tres niveles de gobierno involucradas o competentes en los procesos migratorios, y a la sociedad civil organizada para que instrumenten un plan integral de atención a las personas migrantes que se encuentren en territorio estatal. (enlineadirecta.info)