Altamira, Tamaulipas.- Por celos Angélica fue asesinada, el gran error de sus hijos, fue despertarse, pues al salir de su cuarto observaron la escena y para que no hubiera testigos los mataron luego a todos los acomodaron en una sola recamara, mientras que las presuntas homicidas limpiaban la escena y escapaban.

Ese martes 9 de abril Angélica, de 30 años, descansaba en su trabajo, así que hizo lo de siempre se puso a lavar, solo que esa vez tuvo dos invitadas, una de ellas era una amiga muy cercana, Diana, ella presuntamente originaria de Minatitlán, Veracruz, y novia de otra jovencita de nombre Wendy.

Ambas llegaron por la tarde y estuvieron bebiendo con Angélica hasta muy tarde, situación de la que no se dieron cuenta los vecinos, pues el módulo en el que vivía la mujer y sus dos hijos, sobre la calle Navarra del fraccionamiento Las Haciendas 2 en Altamira, casi todos los módulos están abandonados, así como los de un costado.

Según lo que han filtraron las autoridades al calor de las copas Diana comenzó a pelear con Angélica, presuntamente por celos, luego comenzaron a golpearse, y en ese momento la primera tomo un cuchillo y se lo clavó a su contrincante, le dio siete puñaladas, la mayor parte en el cuello, su intención no era degollarla.

Wendy, su novia, nota que Alexis, de 8 años, el hijo más grande de Angélica, se despierta con los gritos del pleito, ya era de madrugada, ve a su madre muerta e intenta correr, pero está toma un cuchillo y se lo clava dos veces, fue el que le dio por la espalda, a la altura del corazón el que le quitó la vida. Atrás de él se levantó la niña de cinco años, a ella le clavaron varias veces el cuchillo, tardó más en morir.

Wendy y Diana tuvieron tiempo de limpiar la escena, llevaron a Angélica y a sus dos menores a una de las recámaras, ahí los acomodaron juntos en la cama y escaparon, pero se llevaron algunas cosas de valor para tener dinero, entre ellas el celular de Alexis.

Al llegar a Cosoleacaque, Minatitlán, Veracruz, de donde son originarias, buscaron una casa abandonada en la colonia Los Mangos, para poderla abrir pidieron por facebook los servicios de William Gabriel, cerrajero que hoy está detenido en el penal de Altamira, al que le pagaron con el teléfono celular de Alexis, pues no tenían dinero, el pasado 13 de marzo, justo el día que encontraron el cuerpo de Angélica y sus dos hijos.

Ellas al notar que William las había ya implicado en su declaración decidieron moverse a otro municipio, a un costado de Minatitlán, a La Choapas de dónde es Wendy, ahí se quedaron con una de sus tías hasta que la policía dio con ellas.

Cabe señalar que desde la detención de William Gabriel la familia de Angélica ya había identificado a Diana como su amiga y había pasado sus perfiles de Facebook a las autoridades, pues tenía dos, uno de ellos sin movimiento desde el 2015, en una de las cuentas aparece en una foto con Wendy y se indica que es originaria de Minatitlán.

Por ahora las autoridades de Tamaulipas no han dado a conocer si las jóvenes ya están en la zona sur, pues su detención en Veracruz se hizo desde el domingo, tampoco han sido puestas ante un juez de control y nada se ha dicho sobre si el cerrajero William Gabriel va a recobrar su libertad. (www.milenio.com)