México.- Si bien una lesión le arrebató el sueño de jugar el Mundial a Néstor Araujo, hoy, el defensa central disfruta el inicio de su aventura en Europa. Fue banca en Cruz Azul, llegó a Santos para buscar más oportunidades y ahí su carrera hizo un giro que se recompensó con cuatro títulos, Selección Mexicana y ahora su incorporación al Celta de Vigo.

Enrique Meza fue quien lo debutó con Cruz Azul en septiembre de 2010 como titular. Justo en ese año vivió el contraste de su estreno con el antagonismo. En la vuelta de los Cuartos de Final ante Pumas, Néstor apareció en el esquema en busca de alcanzar la Gran Final tras un torneo formidable sin reproches para los celestes. En los minutos finales, el zaguero cometió un penal que se tradujo en el gol de los felinos y acabó con el sueño cementero.

Su paso por La Máquina no fue sencillo. Solo en uno de sus torneos como celeste desmpeñó un papel fundamental en la alineación incial. Lo hizo en el Clausura 2012 con Guillermo Vázquez y 14 partidos. La contratación de Amaranto Perea truncó el crecimiento del apodado Bebote, quien vio desde la banca los intentos del equipo por romper la mala racha sin títulos que entonces estaba en 15 años.

La Final del Clausura 2013,entre América y los celestes fue también la despedida de Araujo. Apenas tuvo acción en cinco duelos con 326 minutos jugados; la dupla de Julio César Domínguez y Perea no le dejaba muchas oportunidades, por lo que optó, en común acuerdo con el club, su salida rumbo a la Comarca Lagunera. (MedioTiempo.com)