Tampico, Tamaulipas.-El Colegio de Ginecología del Sur de Tamaulipas desmiente que en los últimos días se hayan practicado partos domiciliados, derivado al miedo que existe entre las mujeres gestantes de ir a los hospitales por la pandemia de Covid-19.

Lo anterior, luego de difundirse una serie de rumores en torno a que los profesionales de la salud prestaban los servicios hasta la comodidad de las casas para evitar que mujeres embarazadas al momento del parto expongan su salud. María Félix Aguilar López, integrante del colegio, detalló que esta práctica es ilegal y que expone la integridad tanto del bebé como de la madre.

“No para nada, todos mis compañeros del colegio del sur de Tamaulipas no están atendiendo un parto en domicilio, hasta el momento esta acción no es legal, tendría muchas implicaciones legales, aquí es todo un proceso, las parteras ya no existen”, dijo la también asociada a la Federación Mexicana de Colegios de Ginecología y Obstetricia.

También descartó que sean las doulas quienes estén brindando esta atención, refiriendo que ellas únicamente se dedican a ser acompañantes de las mujeres que deciden atenderse sin anestesia en el parto dentro de las instalaciones de un hospital, ayudándoles a los ejercicios de respiración, apoyándoles psicológicamente, alentándolas con masajes y asistiéndoles.

“Ellas acompañan a la embarazada que decide no tener anestesia, pero es el médico a cargo o el ginecólogo quien realiza toda la labor de parto, pero todo es en un hospital, nunca en casa, es algo muy arriesgado (…) no tendrían solución para administrarles de manera inmediata medicamento si lo llegan a requerir”.

Aguilar López precisó que son prácticas que exponen a la madre y al recién nacido, ya que si llega a surgir una complicación como una hemorragia porque se detenga la placenta o por contracción del útero -que son las más frecuentes entre las gestantes- ambos tendrían que ser trasladados a un nosocomio, en lo que se perderían minutos esenciales para salvarles la vida. (ElSoldeTampico.com.mx)