Tamaulipas.- Nuevo León está volteando a ver a Tamaulipas, en busca de la solución definitiva a su actual crisis de escasez de agua potable, que alcance de aquí a 2050.

A través de sus redes sociales, el gobernador regio Samuel García Sepúlveda dijo que no se descarta la construcción de una planta desalinizadora de agua de mar en la Laguna Madre a la altura de Matamoros.

Ni tampoco la instalación de una toma de agua en el río Pánuco a la altura de Tampico, para trasladarla a través de un ducto hasta la zona metropolitana de Monterrey.

García Sepulveda advirtió que se está construyendo actualmente la presa Libertad entre Linares y Montemorelos, para dotar de más litros por segundo a dicha zona conurbada.

Y también se espera reactivar el proyecto de ampliación de la presa El Cuchillo, que está detenido desde hace 20 años, para el mismo fin.

Sin embargo, dijo: “no vamos a descartar ninguna opción, inclusive, estudiar la desalinizadora, que podría venir de la Laguna Madre de Matamoros o el Pánuco”.

Hay que señalar que todas estas acciones formarían parte del Plan Hídrico Nuevo León 2050. (www.elcinco.mx)