Tamaulipas.- Aimé, denunció ante la Fiscalía General de Justicia del Estado de Tamaulipas que fue violada por su padrastro a la edad de 10 años, en su relato, aseguró que estas agresiones duraron más de dos años, y, a los 11, tuvo un embarazo producto de las agresiones.

Pese a ello, fue obligada a continuar sosteniendo relaciones y a mentir sobre la identidad del padre del producto; durante su embarazo y después de parir, siguió siendo violada por lo que ella ya no pudo más y confesó todo a una familiar.

Con ayuda de ésta puso la denuncia y Carlos N, su agresor, fue detenido, sin embargo, una aparente mal integración de la carpeta podría dejar en libertad al presunto agresor.

Ella y el bebé producto de estas violaciones fueron ingresados al DIF ya que su madre la agredía física y verbalmente, pero Aimé busca la protección de la justicia, ante la posibilidad de que Carlos N, quede libre.

La Colectiva Mujer Manglar, denunció que la Fiscalía integró mal la carpeta y sólo lo acusó de intento de violación, violentando el derecho a la protección de la justicia de Aimé y revictimizándola.

Martha de la Cruz, integrante de la Colectiva, señala que Aimé, hoy, teme por su vida ya que Carlos N, la amenazó, diciéndole que él saldría libre y a ella le iba a ir peor de lo que a él en la prisión.

Este miércoles 27 de abril esta programada la audiencia y Aimé pide a la Fiscalía que su agresor, sea juzgado por el delito de violación y le dé la tranquilidad de que seguirá preso por muchos años más.

«Es mucho lo que ha sufrido Aimé desde los 10 años y lo menos que debe hacer la fiscalía es actuar con apego a derecho y en cumplimiento de sus obligaciones. Aimé ya no está sola, hoy, nos sumamos a su búsqueda de justicia y reparación del daño», declaró.

«Exigimos a la fiscalía procesar adecuadamente a Carlos N y fincar responsabilidades a la madre de Aimé; ante el peligro que estos depredadores representan para las niñas», finalizó con un comunicado de prensa. (heraldodemexico.com.mx)