CDMX.- Al reportar detenciones por el asesinato de al menos 14 civiles en Reynosa, Tamaulipas, el fin de semana pasado, el presidente Andrés Manuel López Obrador pidió cautela en calificar los hechos como actos terroristas.

Ayer, senadores de varios partidos consideraron que estos hechos deben ser catalogados como terrorismo, ya que las organizaciones criminales arremetieron contra personas inocentes.

El mandatario federal explicó que de esta manera se evita que gobiernos extranjeros busquen inmiscuirse en asuntos internos de México.

“Nosotros no podemos hablar a la ligera de terrorismo como algunos quisieran porque eso da pie a que gobiernos extranjeros se inmiscuyan en asuntos que sólo corresponden a México, son cuestiones delicadas por eso vamos a investigar”, delimitó el jefe del Ejecutivo en su conferencia de prensa desde Palacio Nacional.

“Ya hay detenidos, personas que participaron en estos lamentables hechos y pidió la Fiscalía atraer el caso como lo planteamos y se está haciendo la investigación”, abundó.

López Obrador lamentó los hechos y consideró que son actos de provocación por parte de las organizaciones delincuenciales por lo que se indagará que motivo el ataque toda vez que no hubo confrontación con las autoridades.

Respecto al blindaje que hizo el Congreso de Tamaulipas a la gestión de Francisco García Cabeza de Vaca, el mandatario federal indicó que será el Poder Judicial quien resuelva si el panista conserva su fuero o no. (https://www.forbes.com.mx/)