Matamoros, Tamaulipas.- Para mitigar los negativos efectos de la sequía en la producción de sorgo y maíz en el norte de Tamaulipas, agricultores de esta entidad pidieron acelerar el proyecto de estimulación de lluvias de manera permanente y ayudar a la recuperación de cosechas en el ciclo otoño-invierno.

La insuficiente humedad que padecen las zonas agrícolas de temporal en los distritos 025 y 026, mermó hasta la mitad la producción en 600 mil hectáreas de sorgo y dejaron de cosecharse hasta un millón de toneladas del grano en los últimos dos años, señaló Jaime Lira Arellano, integrante de la Confederación Nacional Campesina de Matamoros.

“La lluvia ha venido escaseando cada vez más, lo que asociado a la ausencia de estímulos para el campo, hay una baja considerable en la producción de maíz, que hasta hace algunos años superaba el millón 300 mil toneladas”, dijo.

El mayor problema persiste en los campos de Río Bravo, Matamoros y Valle Hermoso que integran el distrito 025; así como Reynosa, Díaz Ordaz y una parte de Río Bravo del 026, donde la producción de granos va a la baja por el agudizamiento de la sequía y la poca agua disponible en las presas alimentadoras.

Dijo que la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y la Secretaría de la Defensa Nacional anunciaron que este año continuará el proyecto de estimulación de lluvias de manera permanente en Baja California, Sonora, Coahuila, Nuevo León, Sinaloa y Tamaulipas, pero la propuesta es que no solo sea en los ciclos otoño invierno, sino que se extienda al primavera verano.

“Si lo hace a tiempo habrá recuperación de los cultivos, además de proveer de agua a los productores y la población de esas zonas semiáridas”, consideró.

La tecnología a aplicarse es mexicana y consiste en liberar moléculas de yoduro de plata en el trayecto de las nubes para precipitar la lluvia en los polígonos que interesa impactar, lo que genera humedad y escurrimientos hacia praderas y presas.

El año pasado se puso en marcha por primera vez en México ese sistema y permitió obtener un aumento promedio de 45.1% de exceso de lluvia; la Sociedad Americana de Meteorología reconoce como éxito los incrementos entre 10 y 20%.

De esta forma, se logró mitigar los efectos de la sequía en 85.2% de los polígonos de estimulación que comprendieron más de 8.2 millones de hectáreas en los estados de Sonora, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Sinaloa, Zacatecas y Tamaulipas.

En el proyecto participan Agricultura por la Comisión Nacional de Zonas Áridas, al Fuerza Aérea Mexicana, la Comisión Nacional del Agua, Servicio Meteorológico Nacional (SMN) y la Agencia Federal de Aeronáutica Civil (AFAC). (www.elsoldetampico.com.mx)