La Secretaría de Energía (Sener) prevé que un total de mil millones de dólares sean invertidos en los estados de Nuevo León, Tamaulipas y Veracruz por la nueva ronda petrolera denominada 2.3 de exploración y explotación de campos terrestres que se concursará el próximo 12 de julio.

Pedro Joaquín Coldwell, titular de esta dependencia, informó que se trata de 14 campos, de los cuales cuatro contienen recursos gasíferos en la zona de Burgos, mientras que otros 10 están en la cuenca de Tampico-Miisantla.

“Con una inversión de mil millones de dólares se calcula que lleguen beneficios directos para los estados de Tamaulipas, Nuevo León y Veracruz, así como la creación de 10 mil empleos”, declaró.

En 2018 se espera que se tenga la primera extracción comercial, mientras que para el 2023 se prevé que lleguen a su pico de producción de 65 mil barriles diarios, el 3 por ciento de la producción nacional de petróleo actual.

“Nueve de los 14 campos a licitar tienen recursos ya descubiertos, lo que reduce los riesgos geológicos y financieros de los proyectos”, dijo.

Esta licitación, que tendrá un contrato de licencia, está especialmente diseñada para empresas mexicanas de tamaño mediano -ésas que eran nuevas empresas mexicanas hace un año en la Ronda 1.3, agregó.

También será importante para incrementar la producción de gas, dado que los campos cuentan con mayores reservas de este hidrocarburo,
insumo fundamental para la industria eléctrica, petroquímica y manufacturera, precisó.

Por primera vez, a diferencia de otras licitaciones, en ésta ganará el que ofrezca únicamente el mayor monto de regalía para el Estado.

En otros concursos esta variable era parte de un promedio que tomaba en cuenta también el incremento al plan mínimo de trabajo, ahora es una única variable: la regalía.

Aldo Flores Quiroga, subsecretario de Hidrocarburos de la Sener, dijo que se trata de un área total de 2 mil 595 kilómetros cuadrados con 251 millones de barriles de petróleo crudo equivalente. (http://www.elfinanciero.com.mx/)