Tamaulipas.- Los principales ríos que desembocan en la presa Vicente Guerrero se encuentran en niveles muy bajos, lo que ha impedido que se frene la caída acelerada en el almacenamiento del vaso lacustre más importante de la región.

La falta de lluvias en la zona serrana del centro del estado ha ocasionado que los ríos Corona, Purificación y Pilón luzcan casi secos en los municipios de Padilla y Güémez.

La Comisión Nacional del Agua incluyó a la cuenca del Río San Fernando-Soto La Marina (la que incluye a estos afluentes) en la declaratoria de emergencia que permite al organismo frenar las concesiones de agua para privilegiar el uso urbano.

De hecho, municipios de esa región están considerados en la categoría de sequía severa, como Hidalgo, Mainero, San Carlos, San Nicolás, Villagrán, Méndez, Burgos y Cruillas.

En un recorrido realizado por EXPRESO, se pudo constatar el bajo nivel de los ríos Corona y Purificación.

Esta situación afecta por ejemplo el uso agrícola que se da en la zona citrícola del estado.

El bajo escurrimiento de estos ríos contribuye a la situación crítica que vive la presa Vicente Guerrero, que es la que tiene el nivel más bajo del estado, solo por encima de la Presa Falcón en la frontera.

Según el Sistema Nacional de Información del Agua, la presa Vicente Guerrero se encuentra al 20% de su nivel, con un almacenamiento de 791.058 hm3, de los 3,910.690 hm3 de la capacidad.

En general, las presas de Tamaulipas atraviesan por un momento difícil. La Marte R. Gómez en Camargo está al 40 por ciento, la Emilio Portes Gil en Xicoténcatl a un 27 por ciento y la Ramiro Caballero en González está a un 43 por ciento.

El único vas lacustre que se encuentra por arriba de la mitad de su capacidad es el sistema lagunario del Chairel que se encuentra al 63 por ciento. (expreso.press)