España.- La expareja de Verónica, la mujer de 32 años que se suicidó el sábado 25 de mayo, se entregó a la Guardia Civil cinco días después de viralizar entre los compañeros de trabajo de ambos en Iveco, un video sexual que era de carácter íntimo.

El hombre fue trasladado a la Jefatura Superior de Mejorada del Campo para rendir su declaración tras lo cual quedó en libertad sin cargos, pese a que la evidencia apunta a que él habría sido la primera persona en compartir el video que originó el suicidio de su expareja, a quien acosó porque se negó a regresar con él.

La investigación está a cargo de la Policía Nacional y según el Juzgado de Instrucción número 5 de Alcalá de Henares que se ubica al noroeste de Madrid, España, se indaga si se incurrió en el delito de “descubrimiento y revelación de secretos” tras el inicio del proceso, con base en fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

El miércoles 29 de mayo, la Policía Nacional inició la investigación contra hasta 2 mil 500 trabajadores de Iveco por la presunta comisión del delito de revelación de secretos con una pena que va de 3 meses a un año de prisión, así como una responsabilidad civil que se basa en el perjuicio moral que los acontecimientos podrían haber ocasionado a la familia de Verónica.

Todos los que difundieran el video podrían ser sancionados con base en el Artículo 197.7 del Código Penal, además al delito cometido se podría sumar la comisión de delitos de injurias o contra la integridad moral por ir acompañados de comentarios humillantes o vejatorios en contra de la víctima, lo que podría derivar en hasta 3 años de prisión para los empleados. (SDPNoticias.com)