Tamaulipas.- Debido a que aún existen casos activos de COVID-19 en Matamoros las iglesias católicas iniciarán el próximo miércoles con algunas restricciones durante la imposición de ceniza.

El obispo de la diócesis de Matamoros, monseñor Eugenio Lira Rugarcia, comentó que ya se envío un comunicado a todas los párrocos de las iglesias para que sigan las medidas preventivas y evitar contagios de COVID-19.

«Podrá llevarse la Santa misa en todas las iglesias y la imposición de ceniza procurando que el aforo no exceda el 75 por ciento, ademas a la entrada deberá colocarse a una persona para revisar la temperatura y poner gel en las manos de las personas e we ir ingresen», afirmó el obispo de la diócesis de Matamoros.

En esta ocasión la ceniza no se impondrá en la frente de los fieles católicos, ya que debido al COVID se ha tomado la determinación de colocar la ceniza dejándola caer en la cabeza de la persona para evitar contacto físico.

Asimismo expresó que quien desee poner la ceniza en la frente deberá hacerlo el mismo y para esto ya se tendrán sobres de ceniza para que lo tomen del lugar que se les indicara.

Además de que deberá respetarse la sana distancia, con excepción de las personas que lleguen juntas y sean de la misma familia ta e we te ellos podrán ocupar todos una misma banca. (www.posta.com.mx)