Tamaulipas.- La necesidad de tomar medidas drásticas para controlar los contagios de COVID-19 y la urgencia de mantener activa la economía en lo posible, avanzan a la par en Tamaulipas, estado que ve muy lejana la probabilidad de llegar pronto al semáforo verde.

Medidas radicales, como la implementación de un toque de queda, ley seca, y el cierre de todas las empresas no esenciales, no son contempladas por el Gobierno del Estado, que más bien llamó a la implementación de un pacto de responsabilidad social.

En su reporte COVID de este martes, la secretaria de Salud, Gloria Molina Gamboa confirmó 35 nuevos casos y 30 defunciones en Tamaulipas, y advirtió que “el riesgo de contagios y complicaciones graves sigue siendo elevado”, por lo que recomendó extremar medidas preventivas.

Reiteró su llamado a evitar salidas innecesarias, utilizar cubrebocas, lavarse las manos frecuentemente y mantener una distancia mínima de dos metros, por ser la forma más efectiva de disminuir riesgos.

Con la actualización, la cifra oficial al 23 de febrero es de 49,348 positivos acumulados, de los cuales 43,802 se han recuperado y 4,420 son defunciones. (elmercurio.com.mx)