El presidente Donald Trump pidió hoy a México deportar a sus países de origen a los miembros de las caravanas de migrantes centroamericanos, a los que calificó de “criminales de sangre fría”, y amenazó con un cierre “permanente” de la frontera.

En un tuit hoy por la mañana, no los siguiente:

Ante la movilización de contingentes de migrantes centroamericanos en la ciudad de Tijuana, la administración Trump decidió ayer cerrar temporalmente la garita de San Ysidro, la más transitada del mundo, y arrojó gases lacrimógenos para dispensar a los migrantes.

La secretaria de Seguridad Interna (DHS), Kirstjen Nielsen, acusó anoche a miembros de la carava de migrantes de intentar agredir a agentes fronterizos, pero sostuvo que Estados Unidos desea resolver la situación pacífica y concertadamente con México.

El DHS no tolerará este tipo de ilegalidad y no dudará en cerrar puertos de entrada por razones de seguridad pública. Perseguiremos judicialmente con todo el peso de la ley a cualquier que destruya propiedad federal, ponga en peligro a nuestros operadores y viole nuestra soberanía”, precisó.

Desde el jueves, el secretario de Estado, Mike Pompeo, anunció que no se permitirá el acceso de los miembros de las caravanas de migrantes centroamericanos a territorio estadunidense. (Excélsior.com.mx)